De mujer a mujer

Como médico de familia, he vivido estos últimos años la obsesión por la  medicalización de  todos los procesos femeninos, desde la menstruación hasta la menopausia, pasando por el embarazo y el parto. La sociedad en la que vivimos ha convencido al 99% de las mujeres que en ella vive, de que el cuerpo femenino es defectuoso, que hay que “arreglarlo”, ya sea con anticonceptivos, con tratamiento hormonal sustitutivo, o con cirugía estética.

Como mujer, he sufrido esta medicalización y he conseguido salir de ella, como médico, he buscado la mejor evidencia científica en cada momento para decidir cuándo, cómo y por qué tratar a cualquier persona, y he descubierto que encontrar esa evidencia científica era especialmente difícil en el caso de la mujer. En este viaje tengo que dar gracias a muchos médicos rurales que aún no han perdido el sentido común (que como dice mi madre es el menos común de los sentidos), y no cedieron ante las presiones farmacéuticas, desaconsejando el tratamiento hormonal sustitutivo generalizado para la menopausia, desaconsejando el uso de anticonceptivos para “regular” la menstruación, y sí, también desaconsejando la aún poco probada vacuna del virus del papiloma humano. A ellos, a mis maestros, y especialmente a Juan Gérvas, que ha publicado un excelente libro para pacientes: “Sano y salvo: y libre de intervenciones médicas innecesarias”, agradezco enormemente su trabajo y su sentido crítico, ¡¡que espero haber aprendido a utilizar!!
De la doctora Christiane Northrup he aprendido la sabiduría que encierra el cuerpo femenino, con sus consejos he conseguido curar mi Síndrome de Ovario Poliquístico y dejar por fin las hormonas sintéticas. Ahora disfruto de mi cuerpo, de mi sexualidad y de mi naturaleza cíclica. Con Miranda Grey y Sophia Style he aprendido no sólo a disfrutar de mis ciclos, sino a reflexionar sobre ellos para vivir mejor y más plenamente. A través del curso de doulas de Nacer y Renacer he redescubierto la magia de la fertilidad, el embarazo y el parto.  En fin, hoy por hoy, por fin, y después de un largo y hermoso camino, puedo decir disfruto de ser MUJER.
Como médico, quiero ofrecer a todas las mujeres otra visión de su cuerpo, quiero acompañaros en el camino de descubrir vuestro cuerpo y de haceros conscientes de que vosotras sois las que podéis sanar vuestra vida, así como otras mujeres, ¡tantas! me han ayudado a mí. Quedo a vuestra disposición para encontrar opciones más respetuosas y naturales para mejorar los trastornos menstruales, controlar u optimizar la fertilidad, disfrutar de la sexualidad y de nuestro cuerpo de mujer.

TARIFAS:

 

Las mismas que para las consultas de pediatría.

Apúntate a mi Newsletter mensual

Recibe mis mejores post, ofertas e información interesante para ti

* indicates required